El cuidado de la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Tiene algunas funciones de vital importancia, como contribuir a regular la temperatura del cuerpo, servir como una barrera de protección frente al mundo el exterior y actuar como filtro de radiaciones solares, microorganismos, etc.

Este órgano se encuentra en un estado constante de crecimiento, ya que existen células viejas que mueren, a la vez que otras nuevas se forman. Además, la piel se ve afectada por situaciones cotidianas, como el tipo de exposición solar recibida, los alimentos ingeridos o el cuidado diario. Un tipo de piel sana es, además de ser capaz de luchar mejor contra los signos del envejecimiento, capaz de evitar mejor cualquier tipo enfermedad potencial que un tipo de piel enferma.

Piel normal: Es la piel con un color rosa uniforme y un tacto muy suave, aterciopelado, propio de pieles jóvenes. Entre sus características destacan su fino espesor, la ausencia de arrugas y tratarse de una piel lisa y elástica. No suele haber presencia de elementos como manchas o poros abiertos, presencia una buena tolerancia a los jabones y resiste bien los cambios de temperatura.

Piel grasa: Como su propio nombre indica, se trata de un tipo de piel que contiene una elevada cantidad de grasa.  Suele ir acompañada de patologías como el acné o granos y espinillas. La grasa actúa como aislador natural, por lo que de esta manera este tipo de piel no suele mostrar demasiadas arrugas.

Piel Seca: Este tipo de piel se caracteriza por su falta de humedad, por lo que se trata de pieles muy sensibles, tirantes y ásperas. Al contrario que en la piel grasa, las arrugas suelen ser más propensas a aparecer, así como pequeñas grietas.

Tratamiento faciales

– Antiaging: retrasa el envejecimiento cutáneo de tu rostro con este tratamiento. Ayuda a suavizar la aparición de las arrugas.

– Despigmentante: ayuda a recuperar la luminosidad de la piel, y contribuye a eliminar manchas de la piel.

– Vitamina C: la vitamina C aporta energía y luminosidad. Tiene efecto antioxidante, regenerante, hidratante e iluminadora.

– Líneas de Expresión: reduce las líneas de expresión y da a tu rostro un aspecto más joven.

– Velo de Colágeno: tratamiento que aporta hidratación y reafirma la piel del rostro. Renueva los tejidos reforzando la capacidad de hidratación de la piel.

– Glycólico: el ácido glycólico penetra en la piel y elimina las células muertas, y la piel recupera la elasticidad y luminosidad.

– Oxígeno: el oxígeno y sus propiedades mejoran la circulación de la piel, suavizando las arrugas y aportando firmeza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: